Derrame o Escape de Instalaciones de Extinción en el Seguro de Comunidad


Cobertura de Escape o Derrame de Instalaciones de Extinción de Incendios.

En las zonas comunes de un edificio compuesto de varias viviendas, suele haber unas instalaciones automáticas que sirven para detectar un incendio, pudiendo sofocarlo al instante sin la intervención humana.

Es frecuente encontrar estos sistemas fijados en los techos y su funcionamiento puede ser bastante diverso. Generalmente se trata de rociadores automáticos que desprenden agua pulverizada, espuma, polvo o gases.

En ocasiones, estos sistemas pueden averiarse detectando erróneamente la existencia de un incendio, por lo que se activan provocando desperfectos en zonas compartidas. Los agentes que desprenden son los responsables directos de los daños que pueden realizarse en paredes, muebles y textiles.

Una cobertura para los daños de una falsa alarma de incendios

Afortunadamente, los seguros de comunidad de propietarios suelen incluir una cobertura denominada “Daños por derrame o escape accidental de las instalaciones automáticas de extinción de incendios”. Esta garantía suele figurar en la póliza dentro del apartado de las coberturas básicas y respalda a la comunidad en situaciones descritas, ya que a través de la misma quedan cubiertos los desperfectos que pudieran derivarse por la acción de los agentes antiincendios que contienen las instalaciones.

Así, la comunidad puede estar doblemente tranquila usando estos sistemas automáticos, ya que sirven como primera barrera antiincendios y, por otra parte, los daños que se originen como consecuencia de un fallo en su funcionamiento están respaldados por el seguro de la comunidad.

Exclusiones

Hay que señalar que las compañías de seguros no suelen cubrir mediante esta garantía la propia avería de las instalaciones de extinción de incendios. Por tanto, la comunidad debe hacerse cargo de que este tipo de mecanismos funcionan correctamente, no solo por los daños que podría suponer una avería, sino por los que podrían derivarse de un incendio, alcanzando una magnitud de gravedad.

[Total:1    Promedio:5/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *